Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 20 de enero de 2011

José María Arguedas y la burocracia.

Acababa de ser nombrado director de la Casa de la Cultura Peruana,  y siendo él un intelectual nada adicto a la burocracia, necesitaba ayuda urgente.
Arguedas estaba en la etapa de conseguir gente idónea para formar su equipo de trabajo. Cuando ya había entrevistado a varias de las candidatas a secretaria para su despacho e ingresó la última, el Maestro le preguntó sin apenas mirarla, qué senador, diputado o autoridad la había enviado.
Pero !oh sorpresa! Ella llegaba sola, sin ninguna tarjeta de recomendación, sólo con un curriculum en el que mostraba estudios y experiencia. Bien osada para la época esta candidata. En todos los concursos , los aspirantes  presentaban las consabidas recomendaciones de alguien de arriba. El famosísimo tarjetazo.
Cuando escuchó que la aspirante a secretaria llegaba por sus propios medios y sin padrino, a Arguedas le cambió la actitud de apatía inicial, le sonrió a la candidata, le dio la mano y la felicitó "Qué excelente persona debe ser usted, señorita, el puesto es suyo".
Fue una relación de trabajo excelente y duradera, no se equivocó el Amauta.

1 comentario:

  1. Hola Ligia,
    Bienvenida al mundo bloggero, ya somos tres de periodismo que tenemos blogs, Meche, tu y yo.
    Te felicito e invito a visitar mis blogs, espero tus inteligentes comentarios y tenerte como seguidora.
    Cariños,
    María del Carmen

    p.d. MIS BLOGS SON LOS SIGUIENTES:

    http://misescritoresypoetasfavoritos.blogspot.com

    http://elcofreemisrecuerdos.blogspot.com

    http://derechoyfamilia-paginaslibres.blogspot.com

    Me ha gustado mucho el lindo recuerdo de como era nuestro gran escritor.

    ResponderEliminar