Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 10 de febrero de 2011

San Valentín, o cómo el odio se transformó en amor.

Una idea maligna, por demás inhumana que por el contrario terminó fomentando el amor y la convivencia armoniosa, es la paradoja que está en el origen de la fiesta de San Valentín, o "Día del amor y la amistad".

Fue un emperador del bajo imperio romano quien, enfrascado en guerras permanentes, quería soldados solteros en su ejército; soldados libres de ataduras familiares porque -decía- como solteros serían más eficientes en el combate. Lo que hizo este emperador fue prohibir expresamente el matrimonio de los miembros de su ejército.

La idea perversa latente en el fondo era que los soldados sin una vida sexual estable estarían hambrientos de conquista para hacer víctimas de su instinto reprimido a las mujeres de los territorios conquistados. Por cierto, no fue este emperador el primero en aplicar tan cínica estrategia: El hambre de las tropas en todos sus aspectos,  usada  como arma contra el enemigo. Es una idea pérfida utilizada en la guerra durante milenios y que hace circular el odio de modo constante como una rueda sin fin.

Cuando en Roma se prohibieron los matrimonios de soldados, y teniendo en cuenta que casi todos los hombre jovenes lo eran, un sacerdote de la naciente fe cristiana tuvo agallas suficientes como para desafiar la orden imperial, y compadecido de los enamorados,  los unía en matrimonio religioso inculcándoles el apego a la familia. Su nombre era Valentín y se le conocía como propiciador de parejas estables, parejas felices, un amante de la armonía social. Con esto ganó fama entre el pueblo y además, se cuenta que la bondad y el coraje de Valentín lograron convertir a muchos romanos de todas las clases sociales a la nueva fe cristiana.

Enterado el emperador, sentenció a muerte e hizo ejecutar al sacerdote cristiano que se atrevió a desafiarlo y a unir en matrimonio a los soldados enamorados.
Valentín murió pero sus enseñanzas habían prendido y se expandieron: Al matrimonio se llega por amor y el amor es un sentimiento digno, un bien preciado, algo por qué luchar.  Y un largo amén.

Todo este episodio se mueve entre la historia y la leyenda y el emperador en cuestión no está plenamente identificado  Siempre se le menciona como Claudio (el único emperador  de ese nombre en aquella época es Claudio II el Gótico cuyo reinado va del 268 al 270), pero es difícil ser categóricos en esto porque se trata de una mezcla de leyenda y realidad bastante cercana al mito.

Si bien el emperador de nuestra historia no trascendió, Valentín entró en el imaginario colectivo  como muestra de que el amor siempre gana. El 14 de febrero es, por su origen, el día dedicado al amor responsable. Ojo, no fue la idea original celebrar al amor furtivo  con ocupación entusiasta y masiva de hostales de alta rotación, anque también estos comerciantes aspiran a hacer su agosto en febrero. Cada quien elige su manera de venerar al santo.

Años después de su muerte, Valentín fue reconocido oficiamente por la Iglesia que lo canonizó y nombró  patrono de los enamorados.  Su fiesta estuvo en el calendario religioso hasta los años 60, pero todo evoluciona y hoy San Valentín ha pasado al calendario comercial, algo que no le impide  figurar también en las agendas personales de cada cual bajo la forma de ilusión romántica o de ideal de vida.

¿Quién no desea sentir que ama a alguien o a "algo"?  Si no es una persona, bien puede ser un intangible como por ejemplo, una causa con la que uno se ha identificado, algo que resulte tan comprometedor como el matrimonio y la familia, algo que empuje a buscar la armonía y el bien común.

Hay que ser audaces en esto de buscar el bien común. Sin ser ilusos, podríamos esperar que el próximo día 14 las campañas presidenciales nos dieran un respiro a los pobres ciudadanos acosados con sus acusaciones y zancadillas,  porque en el día del amor y la amistad, los ataques malévolos  están más fuera de lugar que nunca.      

3 comentarios:

  1. muuuy interesante!!! osea San Valentìn serìa en realidad el patròn de las PAREJAS...
    Jimena

    ResponderEliminar
  2. Simplemente, que viva el amor!
    La amistad franca y sincera siempre conlleva a tener buenos sentimientos.
    Victor Miranda
    vitumiranda@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito el artículo. La historia se conoce pero la forma de contarla es lo que vale.
    Marta

    ResponderEliminar