Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 14 de enero de 2012

Edad media: Lo que el viento no se llevó

Un monje detective en la novela medieval


Hace casi cien años  nació en Inglaterra una niña que llegó a ser "caballero" del reino, académica respetada y escritora de culto. Su nombre es Edith Pargeter pero la conocemos como Ellis Peters.


Ellis fue una combinación poco frecuente de persona erudita y  autora  imaginativa; no se quedó en lo académico que llega a pocos sino que transmitió sus conocimientos al público lector, sólo que convertidos en historias y personajes de "ficción realista". Así, nos mostró el mundo fascinante y poco explorado del medioevo al que supo presentar no sólo como una época oscura, sino en su faceta de incubadora de instituciones del mundo moderno.


Situadas en el siglo XII, las novelas más populares de Ellis Peters son las que conforman una serie de más de 20 títulos sobre Fray Cadfael, el monje detective medieval. Algunos sospechan que en este personaje se inspiró Umberto Eco para escribir su célebre novela "El Nombre de la Rosa": Misma época, mismo ambiente monacal con su complicada red de secretos y misterios. 


Cadfael es un protagonista absolutamente anticonvencional: Un monje de origen galés, en su sexta década de vida, que había sido soldado, marino, sobreviviente de dos cruzadas, bastante expedito con la espada, un poco gordo, bastante calvo, buen jinete y cargado de astucia pero también caritativo y hombre de fe verdadera.


Aunque el protagonista y los demás personajes de la serie son ficticios, la acción se desarrolla dentro de la histórica lucha por el trono inglés entre el rey Stephen I y su prima la emperatriz viuda Maude. Encarnizadas y sangrientas estas guerras que se originaron a la muerte de Henry I.


Stephen reinó entre 1135 y 1154 y aunque su rival Maude tuvo que declinar sus aspiraciones al trono que eran legítimas, el rey se vio obligado a designar sucesor al hijo de ella, quien legó a ser Henry II. 


Entre tanta muerte inútil, en la abadía de San Pedro y San Pablo  vive un monje herbolario que domina todas las hierbas y brevajes que curan (conocimiento aprendido en el medio oriente durante las cruzadas), y que entre misas, liturgia de las horas, visitas a sus pacientes y demás obligaciones, ayuda a resolver crímenes que ayer como hoy se comenten por codicia, lujuria, envidia, celos, fanatismo y los demás motivos usuales.


Las novelas de Ellis Peters nos facilitan pistas para comprender a esos personajes lejanos en el tiempo y cómo diseñaron e influyeron en instituciones básicas del mundo de hoy. 


Así, los artesanos medievales son los precursores de los empresarios modernos; los trabajadores libres son los primeros empleados del conocimiento -especialistas en sus respectivos campos-; los siervos que afortunadamente ya no existen, son los excluídos de las sociedades modernas, los señores feudales son los tiranos de todos los tiempos. y los aristócratas, bueno, no siempre eran conscientes del principio de que nobleza obliga.


Del mismo modo, vemos el origen de los hospitales de hoy en los servicios de salud que brindaban las antiguas abadías. En las hospederías de aquellos tiempos está el origen remoto de la industria hotelera de hoy y así por el estilo. No fue del todo estéril el mundo medieval.


Volviendo al personaje  es difícil conseguir hoy en librerías las novelas de Fray Cadfael; sus muchos seguidores las buscamos inútilmente esperando poder completar los títulos que nos faltan. Ahora que está cercano el centenario del nacimiento de Ellis Peters, tal vez se anime alguna editorial a publicar nuevamente la serie, tanto en idioma original como en las muchas traducciones que se han hecho. 


Sería un justo tributo a Ellis Peters y un regalo para sus seguidores.

1 comentario:

  1. Está muy bonito tu artículo e invita a leer a Ellis Peters. Los temas de la Edad media ayudan a comprender el mundo actual.
    Marta

    ResponderEliminar